Desde que el mundo es mundo, el humor y el erotismo han sido herramientas de las comediantes mujeres para denunciar al poder.